El esguince de tobillo, considerado una lesión ligada al mundo del deporte, es sin embargo un percance que acontece de manera frecuente dentro de las actividades cotidianas. Un mal apoyo al caminar, la acción refleja de apoyar la mano ante una caída, por ejemplo, pueden desembocar en este tipo de lesión.

 Se define como un daño estructural parcial en las fibras que conforman un ligamento sin llegar al punto de ruptura del mismo.

 Los ligamentos, son estructuras formadas por, una especie de cordones fibrosos. Se ubican en todas las articulaciones del cuerpo, confiriéndoles estabilidad y, uniendo los huesos entre sí. Estos nexos de unión articular, se ven sometidos a una serie de lesiones, en su mayoría desconocidas por los pacientes, de relativa importancia dependiendo de cómo se vean afectadas las estructuras ligamentosas de la articulación.

Leer más: Esguince de Tobillo

Vamos a hablaros de algo muy frecuente en este tiempo, la retención de líquidos que, de una forma u otra, afecta alrededor del 75% de las mujeres, y especialmente en verano, con la llegada del calor.

 Estos síntomas aunque generalmente no están relacionados con patologías serias, una visita al médico o a un especialista, puede ser recomendable para descartar la existencia de algún problema más importante (corazón, riñón, etc.)

 Cuando no existe ninguna enfermedad subyacente, los síntomas de retención de líquidos se deben, mayoritariamente, a un exceso de permeabilidad capilar. Es decir, los fluidos se fugan a través de los capilares sanguíneos y se acumulan en los tejidos, generando esos molestos problemas de retención .

 Los signos más frecuentes son:

- Hinchazón de tobillos: aparecen marcas de los calcetines, los tobillos pierden definición, no se observan con nitidez los relieves óseos, etc.

- Pesadez de piernas: sensación de cansancio y molestia en toda la extremidad inferior, como si pudiéramos con ellas, como si no tiraran de nosotros y nosotros tuviéramos que tirar de ellas. Piel esponjosa, sobre todo a nivel de las rodillas.

Leer más: Retención de líquidos

El plátano tiene dos veces la cantidad de carbohidratos que una manzana, cinco veces más cantidad de vitamina A y hierro; y tres veces más fósforo. Además, el plátano es rico en potasio y azúcares naturales. Todos estos factores en combinación, hacen del plátano una súper comida que debería ser integrada en el regimen de alimentación diario.

 EL PLÁTANO TE DA ENERGÍA

 La abundancia de vitaminas y minerales hacen del plátano una gran fuente natural de energía. Si comes dos plátanos, tendrás la energía suficiente para ejercitarte por una hora y media. Además, es un snack ideal para el medio día, cuando te sientes un poco cansado, en reemplazo de las bebidas con cafeína o los dulces procesados. Este te da un nivel de energía que dura por más tiempo y no viene con el bajón que causa la cafeína.

 EL POTASIO ES VITAL PARA EL FUNCIONAMIENTO

 Al ser rico en potasio, el plátano ayuda al sistema circulatorio para que este pueda llevarle oxígeno al cerebro; ayudando a mantener un ritmo cardíaco regular y un balance correcto del agua en el cuerpo. El potasio también ayuda a reducir el riesgo de sufrir un ataque y regula la presión sanguínea.

Leer más: Platano

La berenjena es originaria de la India. Pertenece a la familia de las solanáceas. Es una planta de climas cálidos o templados, muy sensible al frío.

Contiene un 90% de agua, pocas grasas, fibra y pocas calorías. Además nos aporta vitamina E, A, C, B1 y B2, hierro, calcio, potasio, fósforo y ácido fólico.

La mejor época para consumirlas son los meses de mayo, junio y julio.

Es muy posible que por desconocimiento de cómo tratar culinariamente a la berenjena o por utilizar especies no comestibles causó problemas digestivos, creándose una mala fama. Durante los primeros siglos de la entrada a Europa existió la creencia de que su consumo provocaba múltiples enfermedades como fiebre, epilepsia y la locura, por lo que la planta fue utilizada durante tiempo como un adorno decorativo y exótico y no como un alimento.

Leer más: La Berenjena

Presentamos dos casos de osteoma osteoide yuxtacortical de localización infrecuente en la rodilla y de difícil diagnóstico. La gammagrafía reveló la localización de la lesión y la tomografía axial computerizada (TAC) en cortes finos indicó el lugar exacto, facilitando así la planificación del abordaje quirúrgico de la zona. La resonancia magnética no aportó datos de interés. Tras la cirugía, la sintomatología previa remitió completamente en ambos casos.


El osteoma osteoide es un tumor benigno que supone el 11% del total de tumores óseos benignos. La localización más frecuente es en las diáfisis de los huesos largos (sobre todo fémur y tibia) siendo en un 12% su localización próxima a la rodilla. Se trata de una lesión osteoblástica benigna, caracterizada por tener un tamaño pequeño (generalmente menor a 1 cm) con bordes claramente delimitados y presencia de una reacción esclerótica peritumoral.


Clínicamente se caracteriza por dolor continuo, de predominio nocturno y que se calma con salicilatos o con antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Histológicamente consta de un tejido celular muy vascularizado, compuesto por hueso inmaduro y tejido osteoide. La clínica de dolor difuso, sin características especiales al inicio es fácil de confundir con procesos mal delimitados y frecuentes en esta articulación como pueden ser condromalacias, sinovitis inespecíficas, etc.